Política monetaria y fiscal deben caminar juntas en crisis, dice Lagarde

48

La presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, defendió que la política monetaria sea acompañada por la política fiscal en el combate de los efectos de la crisis provocada por la pandemia del nuevo coronavirus. En este sentido, reforzó el compromiso de la autoridad monetaria en el apoyo de la economía de la eurozona e incentivó políticas que protejan familias y trabajadores europeos.

“La política fiscal – tanto el nivel nacional como a nivel europeo – continúa siendo crucial para apoyar la recuperación en la eurozona y enfrentar el impacto de la pandemia. Puede canalizar apoyo económico para donde es más necesario. Al proteger trabajadores y familias y proveer líneas a las empresas viables que fueron duramente impactadas por la pandemia, el apoyo fiscal es particularmente poderoso para impulsar la demanda agregada”, afirmó ella.

“Sin embargo, necesitamos permanecer atentos – aunque el apoyo fiscal sea crucial en este nivel, él debe ser direccionado y enfocado en las medidas que son más propicias al crecimiento económico. En este contexto, el innovador paquete de la UE de la próxima generación debe ser implementado de forma que la UE y todos sus miembros salgan de la crisis con estructuras económicas más fuertes y un elevado grado de cohesión”, agregó.

Ante al Parlamento Europeo, Lagarde recordó que el BCE mantendrá hasta al menos marzo de 2022 sus medidas de apoyo a la economía durante la crisis actual, que incluyen el programa de compra de emergencia para pandemia (PEPP) en el valor de 1,850 billón de euros y las operaciones direccionadas de refinanciamiento a largo plazo (TLTROs).

“El PEPP fue adaptado a la naturaleza específica de la crisis del nuevo coronavirus y tiene un doble propósito: operar como una barrera poderosa de mercado para evitar dinámicas financieras desestabilizadoras y rupturas en la transmisión monetaria y también puede funcionar como un instrumento de apoyo a la orientación de nuestra política monetaria, atenuando el impacto de la pandemia en nuestro objetivo de estabilidad de precios”, afirmó.

CRECIMIENTO E INFLACIÓN

Lagarde ve la actividad económica aún muy debajo de los niveles de antes de la pandemia y elevadas las incertidumbres relacionadas a la evolución de la crisis de salud. Ella, sin embargo, cree que, cuando las medidas de contención sean suspendidas y esa incertidumbre disminuir, la recuperación de la eurozona será apoyada por condiciones de financiamiento favorables, políticas fiscales expansionistas y una recuperación de la demanda.

“El inicio de las campañas de vacunación en toda la eurozona provee la luz ansiosamente esperada en el final del túnel. Al mismo tiempo, la nueva ola de casos de covid-19, las mutaciones en el virus y las medidas de contención estrictas son un riesgo negativo significativo para la actividad económica de la región”, afirmó.

En ese escenario, la jefa del BCE destacó que la inflación permanece baja en la eurozona debido principalmente a la demanda débil y la ociosidad significativa en los mercados de trabajo y productos. “Aunque esperamos que la inflación global aceleré aún más en los próximos meses, las presiones subyacentes sobre los precios deberán permanecer moderadas debido a la débil busca, bajas presiones salariales y a la apreciación de la tasa de cambio del euro”, agregó.

Además, Lagarde afirmó que una postura acomodaticia de política monetaria continua esencial para garantizar que las condiciones de financiamiento permanezcan favorables para colocar la recuperación económica en una trayectoria autosustentable.

“Nuestro compromiso de preservar condiciones de financiamiento favorables es crucial en el ambiente actual, pues reduce la incertidumbre sobre los términos en que la economía puede acceder el financiamiento externo. Eso aumenta la confianza y alienta los gastos del consumidor y la inversión empresarial. Una recuperación más sólida es una condición previa para anclar la inflación alrededor de su trayectoria antes de la pandemia”, destacó.

Carolina Gama / Agência CMA

Traducción: Rafaela Aguiar