Mercosur no es un bloque cerrado al comercio exterior, afirma Fernández

Cumbre Mercosur / Casa Rosada

El Mercosur no es un bloque cerrado al comercio exterior sino una plataforma, sostuvo el presidente Alberto Fernández al inicio de la cumbre virtual en la conmemoración por los 30 años del bloque. En ese sentido, insistió con la necesidad de revisar arancel externo común.

“Desde su creación el Mercosur nos permitió avanzar desde una lógica de rivalidad hacia una lógica de cooperación. Fue y es un espacio catalizador de principios y valores que compartimos”, sostuvo Fernández.

El mandatario indicó, en calidad de la presidencia pro tempore del país, que el Mercosur mantiene conversaciones con mucho países para lograr una economía global pero que la misma debe ser en favor de las economías locales. “Debemos hacer una revisión orientada a lograr mayor competitividad”, sostuvo.

En otro tramo de su discurso, Fernández propuso la creación de un observatorio para la prevención de la violencia de género, la creación de un observatorio de la calidad de la democracia, y la creación de un observatorio del medio ambiente.

POLÉMICA CON LACALLE POU

El mandatario uruguayo Lacalle Pou hizo el llamado más duro entre los presidentes para que se acelere con los proyectos pendientes del bloque. “Uruguay necesita que técnicamente y políticamente que el Mercosur tome una decisión sobre la flexibilización. No hay tiempo para grandes diálogos, hay que actuar”, dijo.

“Obviamente que el Mercosur pesa, obviamente que su producción pesa en el concierto internacional, lo que no debe y no puede ser es que sea un lastre”, agregó el mandatario en un tono enérgico.

Luego, cuando retomó la palabra para hacer el cierre, Fernández retomó respondió a Lacalle Pou. “Si nos hemos convertido en una carga, lo lamento. La verdad es que no queremos ser una carga para nadie. Una carga es algo que hace que a uno lo tiren de un barco y lo más fácil es bajarse del barco si la carga pesa mucho”, sostuvo en un tono más fuerte en diferencia a su primer
mensaje.

“No queremos ser un lastre para nadie. Si somos un lastre, tomen otro barco. Pero lastre no somos de nadie”, culminó Fernández.