Martín Guzmán afirma que las negociaciones de deuda con FMI requieren consenso internacional y pagos sostenibles

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la Argentina está avanzando en un acuerdo para renegociar la deuda de US$ 45.000 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que sea macroeconómicamente sostenible, al tiempo que señaló que será necesario un consenso geopolítico internacional para que el plazo de repago sea mayor a los diez años y que el país pueda acceder a esas modificaciones luego de que se implementen.

El titular del Palacio de Hacienda señaló que el Acuerdo de Facilidades Extendidas es la línea de crédito más extensa que tiene en vigencia el Fondo y que, si bien un plazo de diez años implica “tensión” a nivel macroeconómico, acordar un plazo mayor para su repago “requiere de alinear voluntades internacionales y eso es algo que no se logra en poco tiempo”.

Según el ministro, las líneas de crédito que tienen los organismos multilaterales “se pensaron para los problemas que exhibía el mundo en el siglo XX, no para los problemas del siglo XXI”, por lo que si bien “cuanto más tiempo tengamos para pagar, mejor”, no es posible un consenso internacional al respecto si se quiere “tener un programa en mayo o junio”. Además, afirmó que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner “está planteando una realidad” cuando sostuvo adquirida es impagable.

“Los diez años es una cuestión que tiene que ver con las líneas de crédito que existen en el Fondo Monetario Internacional. Cambiar eso requiere del apoyo de países como Estados Unidos, China, Alemania, Japón, Francia. Un cambio que justamente tienen que votar. No es una negociación técnica que se da entre el staff del Fondo Monetario Internacional y el gobierno argentino: es una negociación de carácter geopolítico de que no hay tiempo suficiente si uno quisiera tener un acuerdo pronto”, afirmó Guzmán en una entrevista con CNN.

Aún así admitió que de momento “contamos con estas herramientas” y que “si ahora se llega a un acuerdo lo importante es que haya condiciones que, si después hay cambios en las líneas de crédito y se alargan los plazos, Argentina pueda acceder a esas mejores condiciones”.

La próxima semana, tanto Guzmán como el presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Ángel Pesce, viajarán a Europa en el marco de una reunión de autoridades del G20 y de las reuniones de Primavera del FMI y del Banco Mundial, en la cual el ministro aprovechará para avanzar en las negociaciones con el Club de París.

Argentina enfrenta el primer vencimiento del 2021 por US$ 2.400 millones a fines de abril con el Club de París, y cuenta con 60 días para pagar antes de que se declare un default. Se trata de un vencimiento del 2020 y que, a pedido de Guzmán, fue prorrogado por el lapso de un año, según los términos del contrato del préstamo.