Argentina vota contra Israel en la ONU y retira demanda contra Venezuela

Naciones Unidas

Argentina participó de una sesión en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y votó a favor de que se abra una investigación sobre posibles abusos a los derechos humanos en Israel y los territorios palestinos durante el conflicto desatado hace unas semanas.

El hecho despertó fuertes críticas por parte de la oposición. El diputado nacional del Pro, Waldo Wolff, dijo que “nuestro gobierno Bolivia, Venezuela, Cuba y México votaron contra Israel sin condenar ataques del grupo terrorista Hamas, socio de Hezbollah financiado por Irán y acusado por nuestra justicia de poner dos bombas en nuestro país”, en relación a los atentados de la AMIA en 1994.

Además, el radical Gonzalo del Cerro sostuvo que “la posición argentina en la ONU para investigar a Israel sólo muestra la vocación de apoyar a Irán (Hamás). Esa es la verdadera y única intención. Esta política exterior no ayuda a resolver nuestros problemas de vacunas y ni la negociación con el FMI”.

En comunicado de prensa de la Cancillería Argentina, el representante argentino en la ONU, Federico García Villegas, explicó que “la única solución verdadera al conflicto se logrará con el surgimiento definitivo de un Estado palestino independiente, democrático, viable y territorialmente contiguo, que garantice el derecho de Israel a vivir en condiciones de paz y
seguridad”.

Además, el embajador recordó que, tras el alto al fuego del 20 de mayo, el conflicto presentó 269 víctimas fatales palestinas en Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, incluidos 70 niños, y 12 muertes israelíes, entre ellos 2 niños, así como miles de heridos.

24 países votaron a favor de que se realicen investigaciones en la zona en conflicto de la Franja de Gaza. Entre los países que votaron en contra de la medida están Francia, Reino Unido, Uruguay y Alemania.

ARGENTINA RETIRA DENUNCIA CONTRA VIOLACIONES EN VENEZUELA

Argentina retiró las denuncias realizadas en la Corte Penal Internacional de La Haya en contra de la gestión de Nicolás Maduro en Venezuela, donde solicitaba una investigación por presuntas violaciones de derechos humanos.

La salida se dio de manera automática, tras la exclusión de Argentina del Grupo de Lima, surgida en 2017 bajo la presidencia de Mauricio Macri e integrada por países americanos para dar seguimiento y acompañar a la oposición venezolana para buscar una salida pacífica a la crisis de ese país.

Amnistía Internacional Argentina expresó su preocupación en una carta enviada al canciller Felipe Solá, donde manifiesta que la institución “ha denunciado de manera recurrente casos de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, y también muertes y lesiones por el uso excesivo de la fuerza por parte de agentes estatales del gobierno de Nicolás Maduro”.