Argentina necesita más tiempo para negociar con FMI, afirma el ministro de Economía, Martín Guzmán

Georgieva Guzman
Kristalina Georgieva, titular del FMI, y Martín Guzmán, ministro de Economía de Argentina / Fuente: Twitter Martín Guzmán

El ministro de Economía, Martín Guzmán, declaró que Argentina necesita más tiempo para negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI), debido a la falta de capacidad de pago de la deuda externa contraída con el organismo, y confirmó que los Derechos
Especiales de Giro (DEGs) que llegarán en agosto se usarán para saldar parte
de la deuda.

En entrevista realizada en el canal C5N, Guzmán manifestó que “lo más importante es que el acuerdo sea bueno, en lugar de que sea rápido” e insistió que están buscando las condiciones adecuadas para corregir las condiciones que dañan a los países de ingresos medios, como las sobretasas de interés. “Para Argentina, son alrededor de mil millones de dólares por año, acordados en 2018”, afirmó el Ministro de Economía.

Además, explicó que la deuda de más de US$ 45.000 millones se empezará a pagar a partir del 22 de septiembre de este año y detalló que el nuevo acuerdo estará destinado “a cuidar al pueblo argentino, más que cuidar intereses electorales”.

“(El acuerdo con el FMI) no va a resolver los problemas de la economía argentina, lo que se busca es cristalizar el costo de lo que el gobierno de Juntos por el Cambio le dejó a la Argentina. Evitamos que se materialice el mal mayor potencial y contar con más tiempo para cumplir con esas deudas tomadas”, aseguró.

En relación con los controles del tipo de cambio, Guzmán definió como “Regulación Macro-Prudenciales” a sus políticas que buscan desalentar a inversores de corto plazo que utilizan la especulación financiera. “Hace falta que el Banco Central pueda acumular reservas en mayores niveles. Las reservas no se acumulan de un día para otro”, justificó cuestionado si liberará las regulaciones cambiarias.

El titular del Palacio de Hacienda minimizó el impacto del dólar paralelo por su “escasa incidencia debido a su pequeño tamaño” y reveló que el Banco Central tiene la capacidad de sostener las variaciones en el tipo de cambio. Asimismo, calmó los rumores de corridas cambiarias post-electorales al decir que cumplirán con la ley de Presupuesto, que proyectaba un tipo de cambio oficial de 102,40 pesos.

En base a la inflación doméstica, Guzmán la calificó de multicausal y que su gran problema es la falta de dólares. “No olvidemos que el aumento de los commodities generó más inflación de alimentos en todo el mundo y eso pegó fuerte en la economía argentina. Pero hay que tener en cuenta que la inflación intermensual está en un sendero decreciente”, cerró.