Ambiente de incertidumbres sobre situación económica permanece, dice Lagarde

La economía de la eurozona muestra señales claras de mejoras, con avance en las campañas de vacunación contra covid-19, pero riesgos con la potencial evolución del virus y amenazas de variantes permanecen, manteniendo el ambiente de incertidumbres, según afirmó la presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

“Hay claramente señales de mejoras, esencialmente mejoras en el lanzamiento de planes de vacunación en la mayoría de los países de la eurozona”, afirmó Lagarde durante conferencia de prensa. Ella afirmó que el sector de servicios, uno de los más afectados por la recesión económica, aún está en contracción, pero yendo en la dirección correcta.

“El progreso de las campañas de vacunación y el relajamiento gradual previsto de las medidas de contención sostienen la expectativa de una recuperación firme de la actividad económica a lo largo de 2021”.

Por otro lado, “vemos presiones sobre sectores económicos, como de salud”, agregó ella. “Estamos viendo riesgos de potencial evolución del virus, y la diseminación de variantes de constituyen una amenaza”, destacó la presidente del BCE.

“El ambiente de incertidumbres sobre la situación económica permanece en las perspectivas a corto plazo”, afirmó. “Eso está reflejándose en el comportamiento de los consumidores”, destacó. “Aun tenemos la misma evaluación de riesgos de marzo”.

Lagarde destacó que los datos recientes sugieren que la economía de la eurozona disminuyó nuevamente en el primer trimestre del año, pero debe acelerar en el segundo trimestre. Según ella, la eurozona retornará a los niveles antes de la pandemia a mediados de 2022.

“En general, a pesar de los riesgos alrededor de las perspectivas de crecimiento de la eurozona a corto plazo sigan inclinado al lado negativo, los riesgos a mediano plazo permanecen más equilibrados”.

Según la presidente del BCE, la economía de la eurozona está evolucionando como el BCE proyectó, y “aún tiene un largo camino hasta superar la pandemia”, rumbo a una recuperación sostenible, y así la acomodación monetaria es necesaria.

“Las condiciones de financiamiento de la eurozona permanecieron globalmente estables recientemente tras el aumento de las tasas de intereses de mercado en el inicio del año, pero permanecen los riesgos para condiciones de financiamiento más amplias. En este contexto, el Consejo del BCE decidió reconfirmar su orientación de política monetaria muy acomodaticia”.

Además, según ella, la política fiscal y monetaria se complementan, pero no sustituyen una u otra. De esa manera, la política fiscal debe continuar proporcionando apoyo a la economía, “ya que la retirada prematura de apoyo fiscal podría atrasar la recuperación y ampliar los efectos prejudiciales a largo plazo”. Por eso, el fondo de recuperación de la Unión Europea, llamado de “próxima generación de UE”, “debe ser operacional sin demora”.

Lagarde alertó, sin embargo, que las medidas fiscales deben permanecer temporarias, abordando las vulnerabilidades de forma eficaz y apoyando una recuperación sostenible. “Todos los países aumentaron la deuda por la pandemia”, afirmó ella. “La verdadera cuestión es que uso fue hecho de la deuda”, si apoya reformas estructurales, por ejemplo.